Las denuncias en contra del ejecutivo Ricardo Miranda

A comienzos de 2016, el Sindicato de Supervisores y Profesionales de Codelco, División Salvador, toma conocimiento de que algunos de sus asociados estaban siendo acosados por el Gerente de Recursos Mineros y Desarrollo, Ricardo Miranda Díaz. Este acoso se traduce en acciones que atentan contra las condiciones de trabajo, al criticar exageradamente y con lenguaje grosero,  las labores realizadas, empleando de manera habitual frases como vale rabanito o me han visto el rabanito. También se atenta contra la dignidad personal, ridiculizando a los trabajadores, ya que este ejecutivo presionó y hostigó a profesionales varones bajo su dependencia directa, a cortarse el cabello, eliminar su barba y cambiar su vestimenta de trabajo. También ha ejercido presión psicológica sobre profesionales indicándoles que son el arrocito, que su trabajovale callampa, y que les va a cortar la raja. Ante varios testimonios de supervisores de dicha gerencia, la Directiva decide actuar, siguiendo todos los conductos regulares.

El 11 de septiembre de 2016 se hace una Denuncia en Ethics Point (N°965043796701), cuya investigación se realiza recién en enero de 2017, a solicitud del Sindicato. Sin embargo, el resultado de esta auditoria, realizada por un consultor externo, ha sido negado por el Auditor General de Codelco, Cesar Parker, y por el Gerente General de División Salvador, Juan Carlos Avendaño. El 30 de septiembre se realiza una segunda Denuncia a la Dirección del Trabajo, la cual tuvo un resultado distinto, ya que luego de una profunda investigación, se constataron algunos de los hechos denunciados, lo que se desprende del Informe de Conclusiones Jurídicas.

No obstante la abultada evidencia en contra del Señor Miranda, la empresa no cumple con el Artículo 184 del Código del Trabajo, que obliga al empleador a tomar todas las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida y salud de los trabajadores. Codelco tampoco cumple su declaración valórica, ya que el Valor N°1, que es “el respeto a la vida y a la dignidad de las personas”, sigue siendo vulnerado.

Debido a lo anterior, y ante el nulo interés de la empresa por las víctimas, la Dirección Regional del Trabajo presenta una Demanda por Acoso Laboral y Vulneración de Derechos Fundamentales  (según RIT: T-6-2016 del Juzgado de Letras de Diego de Almagro), dando con ello inicio a un juicio en el que Codelco sostiene una defensa inexplicable hacia el ejecutivo, negando la existencia de acoso laboral y malos tratos que, paradojicamente, ellos mismos reconocen en la Carta de Amonestación por incumplimiento grave a las obligaciones de trabajo, en la que aplican entre otras, faltas al RIHOS, Artículo 33, Numeral 43, referido a la Ley N° 20.607, sobre Acoso Laboral.

Sentencia del Juzgado de Letras de Diego de Almagro

Con fecha 27 de diciembre de 2017, el Juez Subrogante Pablo Flores, acoge la denuncia de vulneración de derechos fundamentalesimpetrada por la Inspección del Trabajo en relación a un trabajador, declarándose que se ha vulnerado a su respecto, el derecho a la integridad psíquica contemplado en el artículo 19 N° 1 de la Constitución Política de la República, y el derecho a la honra personal del artículo 19 N° 4 de la Constitución Política de la República; mientras para el caso del otro trabajador, la denuncia se declara caducada.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: